Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué? Porque no quiero esperar nada de nadie, esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución, lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, por eso ámala, se feliz y siempre sonríe, solo vive intensamente.- William Shakespeare

Quizás algún día, cuando no tengas con quien contar, cuando necesites un abrazo... quizás algún día que te rompan el corazón, quizás cuando te sientas realmente solo... te acuerdes de mí. Te acuerdes de mí, por acordarte de mí, como un recuerdo bonito que sale a flote después de tanta tormenta. Pero quizás, te acuerdes. Y con un poco de suerte, me lo hagas saber, y me digas que me echas de menos. No un "te echo de menos, vuelve conmigo", eso no, sino que simplemente un "te echo de menos"...





La vida es como una serie de televisión solo que con ochenta ónoventa temporadas. La gente va y viene según las temporadas. 
Hay veces que quizás el creador considera que la serie se está volviendo monótona o aburrida, y le da un giro de 180º. Quizás,hace que el protagonista tenga que cambiar de país, y conozca a toda gente nueva. Por eso es que en la vida no puede ir siempre todo bien, porque sino... "pierde audiencia".
 El  protagonista tiene que reír pero también llorar, enamorarse, pero también que le rompan el corazón. Y la gente irá y vendrá como meros personajes de ciencia ficción. Y algunas temporadas serán mejor que otras. 



A veces me quedo mirándolo sin que se de cuenta... cuando está ojeando un libro, o concentrado en la clase. Lo miro intentando quedarme con cada detalle de su cuerpo, con cada detalle de su ser. Lo miro y repaso por dentro todo lo que lo quiero, todo lo que hemos vivido juntos, todo lo que he llegado a sentir a su lado.Lo miro deseando que nunca se marche de mi lado. Lo miro y me imagino la misma situación solo que con nosotros de ancianos. Lo miro y creo en el amor eterno. Y a veces él, distraido, levanta la mirada y me ve observándolo. Me sonríe y me pregunta"¿qué pasa?". Y yo se lo resumo todo en un simple "no, nada..."



Algunas personas “aman demasiado”, a veces a tal punto que dan todo quedándose con una amarga sensación de vacío. El partenaire vendría a llenar ese agujero que tales personas sienten, pasando a ser imprescindibles. Con la presencia de ellos desaparecería la sensación de vacío, reemplazándose por una ilusión de completud. En estas parejas suele pasar que se borran las diferencias entre ambos, mimetizándose, comenzando a establecerse un vínculo donde cada uno tendría que colmar todas las necesidades y deseos del otro.El riego es que el otro se vuelva tan importante que no se pueda “vivir sin él o ella”, o mejor dicho, que su ausencia (aunque sea temporaria) produzca mucha angustia y sensación de abandono. Es común ver que en estas relaciones hay cierta dependencia precisando implementar distintas maneras para disimular la distancia, por ejemplo: llamarse varias veces al día, hacerse regalos (cartas, caramelos, detalles), hacer las mismas actividades, ¿compartir todo? o ¿imposibilidad de despegarse?
Esto que pareciera normal en una primera etapa del enamoramiento, puede volverse un problema en otros momentos de la relación. Pues con frecuencia aparecen los controles, las demandas excesivas de atención, los celos desmesurados, se cierra el círculo de amigos porque “como se aman deben” estar siempre juntos…Cada vez el vínculo se hace más simbiótico y la menor señal de autonomía se vivencia como una herida profunda y/o como un acto de desamor. Con el tiempo uno de los dos se convierte en el dador y el otro en el receptor; la pareja se torna despareja.En consecuencia, ambos se pierden la posibilidad de pedir, de extrañarse, se ser distintos, de ser uno mismo y de estar uno con el otro pero de verdad.
Me refiero a esto de “quisiera o me gustaría ir al cine con vos”, “tengo ganas de llamarte” y no “es obvio que al cine vamos juntos”, “es rutina que a tal hora nos llamemos por teléfono”. La mayoría de las veces estas órdenes no son verbalizadas pero implícitamente están, por eso que mencioné antes, si a uno de los dos se le ocurre ir solo al cine con amigos se interpreta como que algo anda mal en la pareja, dado lugar a las peleas, confusiones y demás menesteres.
En estas relaciones se pierde esto de ser dos individualidades compartiendo un mismo rumbo, se confunden, se fusionan y actúan como si fueran uno solo.




Te quiero sí... pero, ¿es eso suficiente?. Es hora de ser realistas, y la verdad es que tú y yo no nos parecemos en nada, y así es imposible. Sí, ya sé que está todo aquello de "los apuestos se atraen"... pero empiezo a pensar que si se atraen es para una aventura, pero no para algo durarero...









¿Y otra vez? ¿Otra vez tener que dejar TODO atrás para empezar completamente de cero? Ahora que por fin había encontrado a mi supuesta media naranja, que tenía a alguien con quien compartir todos mis momentos, con quien ser feliz... ¿también he de dejarlo atrás?
¿Que se supone que debo hacer? ¿Apretar bien fuerte los ojos y engañarme de que estoy bien? Porque lo cierto es que en menos de cinco minutos he llenado todo mi escritorio de pañuelos. Lo cierto es que tengo los ojos hinchados y me duele la cabeza de tanto pensar y tanto llorar. 



Impotencia. Eso es lo que ahora mismo siento ante esta vida, que me empuja a saltar sobre una fosa llena de alambres de púa. Sí, asi de trágico. Estoy en el borde de la tierra, apretando fuerte los dientes, llorando, con un nudo en la garganta, con el corazón destrozado, con la cabeza cansada... y el mundo atrás empujandome. ¿Y lo peor de todo? Que no tengo alas para salvarme.




 Me dices que no lucho... ¿que sabrás tú de luchar? Si a ti nada te ha costado, si nunca has tenido que mancharte las manos para conseguir algo. Yo sí que he luchado... y por eso sé reconocer una derrota, porque existen, ¿sabes?, no todo siempre sale bien. Y con el paso del tiempo he aprendido a aceptar las batallas perdidas y a seguir adelante... y tú no lo entiendes porque no sabes lo que es ser derrotado, porque eres tú (y no yo) quien nunca ha luchado.



He llegado a la conclusión de que lo principal en esta vida... es realizarse como persona. Yo me veo a mi misma y me veo estancada, sin florecer... y por eso sé, que necesito un cambio. Un cambio que supone muchos sacrificios... pero que sé que valdrá la pena. Sé que me cambiará totalmente. Sé que podré sentir que no estoy dejando pasar el tiempo sin hacer nada en esta vida que me llene.




 Sé que es imposible que a nadie le gusten las chicas tristes, que se sienten solas, insignificantes y tristes. Sé que a todo el mundo le agradan las chicas que llevan una sonrisa en la cara, que siempre te hacen reír y que están llenas de cariño. Pero a mí, a día de hoy, no me sale ser de esas chicas queridas, me sale ser del otro tipo, del que no se quiere. Y creo que el echo de entrar en esa tristeza, en la que me hace necesitar el tener a más gente apoyándome, animándome... me hace alejarme más. Me hace estar más sola. Quizás puede que dé miedo... quizás haya en mí demasiadas lágrimas e incluso, desprecio por todo lo que me sucede. No suelo ir de víctima. Y si veo que algo no me va bien, soy de las que ponen una sonrisa y dicen"no me pasa nada". Pero ya no puedo fingir más, ya no... las lágrimas desbordaron de mis ojos. La voz me tiembla. Y yo, me siento cada vez más pequeña...



¿Te das cuenta? La manera en la que se cruzaron nuestras vidas...
Podría haber habido miles de opciones para no encontrarnos nunca, miles de caminos que podríamos haber tomado y ahora ni tan siquiera nos conoceríamos.
Fue un placer, tengo que decirte. Un placer coincidir contigo. Un placer que Dios, el destino, la casualidad, o lo que sea que haya sido... nos haya hecho encontrarnos. Porque ha sido hermoso compartir tanto tiempo a tu lado. Ha sido más que hermoso he de decir, ha sido... increíble.
Y si ahora Dios, el destino, o lo que sea que tiene que ser, me aleja de ti... quiero que sepas que siempre te llevaré conmigo. Estarás en lo más profundo de mi corazón, ahí tu recuerdo latiendo siempre fuerte en mí, recordándome lo que fuimos, recordándome lo que me hiciste sentir, recordándome que estuve viva a tu lado.






 Y uno aprende después de un tiempo... uno aprende la sutil diferencia entresostener una mano y encadenar un alma. Y uno aprende que el amor no significa recostarse y una compañía no significa seguridad. Y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas.Y que uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.
Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado inseguro para planes, y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Asi que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, y que con cada adiós uno aprende...
(Jorge Luis Borges)




 Me busco pero no logro encontrarme. Me miro en el espejo y no soy yo esa muchacha que me devuelve la mirada, con ojos tristes, con el alma cansada. Yo no soy ella, yo era una chica luchadora, alegre... con valentía. Pero ya no me encuentro, siempre fui algo despistada, me habré perdido sin darme cuenta, estaré por algún rincón de mi cuarto debajo de un montón de ropa... o quizás, en una calle por allí tirada, que al salir a comprar me caí de mí misma y ahí quedé. La cosa es que ahora soy yo sin mí. Y lo cierto es que esto no me gusta nada, empiezo a detestarme, empiezo a desesperarme por no encontrarme. 




 Recién hoy me di cuenta que la vida sin retos... no es vida. Es divertido superarlos, es asombroso ver como se va madurando. Y hoy, después de todo lo ocurrido, me siento fuerte al fin. Sigo viva y lo más importante... con ganas de vivir.





Adiós, adiós, adiós... tantas despedidas siempre, y tan pocos reencuentros.
Es curioso, la gente se está yendo de nuestras vidas constantemente pero nunca pensamos en ello. Al terminar el colegio por ejemplo hay muchísimas personas a las que no se vuelven a ver, y sin embargo, el día antes de terminarlo no se los miraba distinto... supongo que una siempre piensa que quizás coincidan alguna vez por el barrio y sino por el centro y sino en algún otro lugar. Pero cuando hay que mudarse a kilómetros y kilómetros de distancia, se ve a las personas de distinta manera. "Ya no lo volveré a ver nunca más" pienso en el momento de decir adiós... y después de los dos besos, me giro y veo su espalda marchar. Y pienso en todo esto. En todas las despedidas dadas y en aquellas que no fueron dadas pero que también fueron despedidas...



 Me doy cuenta que estoy haciendo unas cuantas cosas mal en mi vida. La primera, es que me preocupo demasiado por todo. Y eso llega un momento en el que es un problema, porque intento planificar mi vida y cuando un detalle sale mal, me hundo y pienso que todo lo hice mal, o que todo fue en vano. Me rompo la cabeza intentando buscar nuevas soluciones y a veces, en cambio, hay que dejar que las cosas sucedan por sí solas...
Y la segunda, es que me preocupo tanto por las otras personas que a veces me olvido de mí misma. Es como si siempre estuviera intentando contentar a todo el mundo... que hasta puedo descubrirme haciendo cosas que no quería hacer o al revés. 
Me parece que es hora de acabar con todo eso. De ponerme a mí misma como prioridad de mi vida y dejar que ésta fluya por sí misma...




Hoy, después de meses sin recordarte, volví a soñar con vos. Y volví a sentirme como hacía tiempo que no me sentía, con esa felicidad que solo consigo estando a tu lado, con ese sentimiento de estar completa, de estar llena, de haber cumplido un sueño. Se estaba tan bien a tu lado... volví a oir tu voz, que casi estaba olvidando. Fue increíble, fue tan real. 
Y más tarde, desperté con el sonido del viento y la lluvia... y se apagó tu voz, se esfumó mi felicidad y volví a quedar con la sensación de tener un sueño sin cumplir.






¿Cuándo dejé de importarte? ¿Cuándo dejaste de pensar en mí? ¿Fue acaso que un día apareció otra persona que ocupó mi lugar? ¿O es que simplemente nunca fui demasiado para ti? ¿Cómo fue que un día jurabas amarme y al otro ni siquiera estás? ¿Mentiste sobre quererme o es que ni tú lo sabías entonces? ¿Cómo es que me dejas tan sola cuando más te necesito...?




» Duele ver la frialdad con la que me hablas. Duele no ver que tus ojos brillan al verme. Duele oir que eres más feliz sin mí, duele no oir que me quieres. Duele sentirte lejos, duele no sentir que me recuerdas.
Ahora todo lo relacionado contigo...duele.



Cuántas personas se quedan atrás a lo largo del camino, de la vida, cuántas te dejan tirada, cuántas otras te ayudan, luego te apuñalan. Algunos te aconsejan, te critican, te quieren de mentira, te quieren de verdad. Casualidades de la vida, conoces a alguien, pierdes a otro, amas de repente, sin esperartelo. La vida está llena de sorpresas, mira por ti, piensa en tí, no te dejes guiar por nada ni nadie. Un segundo ya es mucho tiempo, ni se te ocurra desperdiciarlo. Un segundo contigo es un pestañeo, un soplo, un latigo, una mirada, un impulso, un te quiero. No me arrepiento, te quiero uno, dos, tres segundos... y siempre.


Me encanta que me mires fijamente. Que me acaricies la nuca enredándote en mi pelo. Que me cojas de la barbilla y me gires la cabeza, haciendo que te mire, y que me beses, que me hagas cosquillas, que me roces la nariz y que la quites rápidamente para reírte de mi cara de feliz, que me hagas sonreír, morirme de ganas de darte un beso y que me lo niegues de mentirijillas, acurrucarme en ti, pisarte, hacerte rabiar, me encantas, eres todo lo que siempre esperé. No dejes de hacerme reír, de estar a mi lado, de echarme de menos, de hacerme zancadillas, de cogerme, de no soltarme.




Ya perdone errores imperdonables. Intente sustituir personas insustituibles y olvidar personas inolvidables. Ya hice cosas por impulso. Ya me desepcione de personas que pense que nunca me desepcionarian, pero también yo desepcione a algunas. A veces abrace para proteger. Rei cuando no podia. Ya hice amigos que creo que son eternos. Ya ame y fui amada, pero también fui rechazada. Ya ame y no supe amar. Ya grite y salte de felicidad. Ya vivi de amor e hice juramentos eternos.Pero falle muchas veces. Ya llore oyendo música y viendo fotos. Ya llame solo para escuchar una voz y me apasione con una sonrisa. Ya pense que moriria por tanta tristeza. Tuve miedo de perder a alguien especial, y termine perdiendolo, pero sobrevivi. Y todavia vivo; llena de errores y defectos, pero no paso por la vida asi porque si. Es bueno ir a la lucha, y enfrentar la vida con determinacion. Abrazar la vida con pasion. Pero hay que aprender a ganar y perder, y perder con clase y vencer con osadia. Porque el mundo pertenece a los que se atreven. La vida es mucho para sentirla insignificantemente.


El corazón parecía que se iba a salir cuando lo vio por segunda vez. Es que no podía creer que en aquella pequeña ciudad podría encontrar a su alma gemela de toda la vida. Contenta en su felicidad, pero ahogada en su vergüenza corrió a un puesto de flores para refugiarse de aquellos ojos que la obserbaron por un momento, confundidos. Para calmar sus emociones empezó a tararear una canción con los ojos cerrados, tratando de imaginar cualquier cosa, pero su cabeza solo podía pensar en él. Instantes aparecían y desaparecían en su mente; hasta que algo la distrajo. El calor de una mano sobre la suya, y el perfume a tres centímetros de ella. Ahí estaba él, con una flor entre manos. Cuando abrió los ojos creyó que se iba a desmayar, no sabía si abrazarlo o fingir incredulidad. Lo único que recordo cuando cayó a la realidad, fué un beso. Tomo el abrigo y se aseguró de que no halla dejado nada en los bolsillos. Había algo. Una carta escrita en tinta:



 La esperanza no es soñar con lo posible, sino con lo imposible. El que tiene esperanza corre el riesgo de que eso que espera nunca llegue. La esperanza es prima hermana de la utopía. Es un brote verde en el desierto. Ahí donde todo está perdido, donde solo hay desconsuelo, desolación, vacío, donde solo hay restos de un pasado que nunca va a volver. Ahí también hay esperanza, porque la esperanza es lo que queda cuando ya no queda nada. La esperanza está hecha de futuro. La esperanza es la que nos va a mantener vivos cuando ya no queden razones para vivir. Por eso es tan importante conservar la esperanza. La esperanza tiene la amargura de la espera, pero la felicidad de lo infinito. La esperanza solo morirá si ustedes la dejan morir.





• Hay un punto en tu vida, en el que te das cuenta: quién importa, quién nunca importó, quién no importa más, y quién siempre importará. De modo que no te preocupes por la gente de tu pasado, hay una razón por la que no estarán en tu futuro.



Si quieres que te sea sincera, aun duermo con los osos que me regalaste, todavía sueño con nuestro primer beso, sigo con la convicción de que el amor verdadero sólo toca una vez a nuestras puertas, francamente le tengo mucho miedo a las tormentas cuando antes te hacía creer que no, me atemorizan por que ya no estas para cuidarme ni abrazarme hasta que me halla quedado dormida. Si quieres saber algo más, todavía pienso en ti, y será muy raro de mi que me veas enamorada otra vez. Sigo creyendo firmemente que no puede existir la amistad entre el hombre y la mujer, es por eso que no tengo amigos, por que sino me enamoraría y quiero, por lo menos por un tiempo más, aprender a vivir por mi misma y no buscar un chico como pañuelo de mis lágrimas. Y esas canciones que tanto te criticaba, ahora las escucho cuando estoy sola y melancólica. Es que un amor como el nuestro no pude borrar, y sigo lamentandome día y noche por que la culpa la tuve yo, yo fui la que te dejo ir y vos, te fuiste a volar. Ahora, mientras tu ríes por allí con alguien más, yo todavía pienso en ti, pero lamentablemente, nunca podré volver el tiempo atrás. Todo el dolor y la tristeza que pasaste por mi, ahora la estarás reemplazando por felicidad.




- ¿Sabes? No todo es tan fácil como parece, que para olvidar a una persona, no se tiene que intentar reemplazarla, que por mucho que llores por las noches y que pienses en él, va a estar junto a ti. Pero si de verdad le quieres, es inevitable hacerlo.

- Tienes razón, todo el mundo lo hace. Como escribirse en la mano su nombre, hacer locuras por él o dedicarle textos que hasta tu misma sabes que nunca leerá. Pero como bien has dicho, es inevitable. 





Si hay algo que te hace único y especial, es que eres ese equilibrio perfecto entre mi realidad y mis sueños. Eres el punto medio entre lo que tengo y a lo que aspiro. Mis ilusiones y mis logros; eso eres. Y te amo por que vaya donde vaya mi corazón, siempre vas a estar ahí, tratando de que cumpla todo lo que me propuse alguna vez y haciendo que disfrute mi presente, que en realidad.. es lo único que tengo. Eres mi cable a Tierra y las alas que me permiten volar. Mi milagro, mi luz irreducible. Te amo con todas mis fuerzas, con todo lo que hay dentro de mí... te amo en mayúsculas, te amo en letra pequeña... Te amo.






A veces cuando algo sucede, pensamos que no debería haber ocurrido así. Por eso sentimos, cuando muere un ser querido, cuando perdemos unas elecciones, cuando sufrimos cualquier derrota, que todo ha terminado. Y no es verdad. Ése es el principio siempre. Porque la grandeza se alcanza, no cuando todo va bien, sino cuando la vida te pone a prueba, cuando tienes un gran tropiezo, cuando te decepcionan, cuando la tristeza te invade. Porque solamente estando en lo más profundo del valle, puede saberse lo magnífico que es estar en la cima de una montaña.





La esperanza no es soñar con lo posible, sino con lo imposible. El que tiene esperanza corre el riesgo de que eso que espera nunca llegue. La esperanza es prima hermana de la utopía. Es un brote verde en el desierto. Ahí donde todo está perdido, donde solo hay desconsuelo, desolación, vacío, donde solo hay restos de un pasado que nunca va a volver. Ahí también hay esperanza, porque la esperanza es lo que queda cuando ya no queda nada. La esperanza está hecha de futuro. La esperanza es la que nos va a mantener vivos cuando ya no queden razones para vivir. Por eso es tan importante conservar la esperanza. La esperanza tiene la amargura de la espera, pero la felicidad de lo infinito. La esperanza solo morirá si ustedes la dejan morir.